Gradualmente, cada vez son más las personas que suman a la campaña internacional llamada “Lunes sin Carne” o “Meatless Monday” (como se le conoce en inglés) para mejorar su salud, pero principalmente para unirse al cuidado del planeta.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la industria ganadera es uno de los principales contribuidores de los problemas ambientales a una escala global, ya que se trata de la causante del 15 por ciento de las emisiones de gases contaminantes.

La campaña es una iniciativa que comenzó en 2003 por The Monday Campaigns Inc. en asociación con el Centro de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg School con la intención de concientizar sobre la salud pública, cuidado del medio ambiente y el bienestar animal.

 

Consumo de carne y cómo afecta al planeta

De acuerdo con varios estudios internacionales, la industria ganadera y los productos derivados de esta son los responsables del 51 por ciento de los gases de efecto invernadero. Esto se debe a que los animales producen metano en sus desechos, gas que contribuye al incremento de temperatura en la atmósfera.

Otro estudio realizado por la Universidad de Oxford arrojó que, si los humanos cambiáramos nuestra dieta a una más apegada a lo vegetariano, las emisiones por efecto invernadero se reducirían hasta 65 por ciento, mientras que con una dieta vegana se alcanzaría la reducción hasta de 70 por ciento.

Entre las afectaciones también se encuentran las que derivan en el agua y la erosión del suelo para cultivar alimento para el ganado. Solamente al producir un kilo de carne se utilizan aproximadamente 15 mil litros de agua y entre 15 y 20 kilos de cereales como alimento.

Además, la cría de vacas contribuye a la deforestación y al desplazamiento de comunidades rurales e indígenas.

 

Foto: Twitter / RT en Español