Olga Méndez Juárez, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados en la entidad (Canirac), lamentó que a más de un mes, el gobierno del estado no aceleró el proceso de entrega de créditos para micro, pequeñas y medianas empresas.

La  presidenta del gremio restaurantero señaló que aún no se tiene una fecha de reinicio de actividades, toda vez que el gobernador Miguel Barbosa Huerta anunció que podría alargarse hasta la tercera semana de junio, y muchos de los restaurantes ya no cuentan con recursos para seguir laborando.

"El recurso en caja ya no existe, ya no hay, y el compromiso y las obligaciones las tenemos al 100 por ciento y muchos en este desánimo bajarán la cortina y mandarán a su gente a su casa. Y a esperar a ver qué nos dice el gobierno.

Es lamentable y es un golpe duro al sector y más porque no hay esa empatía para trabajar de la mano y buscar mejores opciones ", reprochó.

Recordó que fue el pasado 12 de abril cuando el gobierno del estado anunció un plan de reactivación económica para esta entidad, con 500 millones de pesos de Nacional Financiera (Nafin) y garantía del gobierno del estado en respaldo a las unidades económicas que soliciten créditos.

Puebla Nafinsa estableció un programa de créditos desde 300 mil hasta 5 millones de pesos, fijando una tasa anual del 13.5 por ciento y plazos de 36 meses para pagarlos o 60 meses si se trata de un régimen de incorporación fiscal, superando la solicitud de los empresarios, que era fijar tasas de entre 6 y 10 por ciento.

 

Méndez Juárez lamentó que por parte del gobierno estatal no haya una ayuda al sector que ha sido muy lastimado, por sus decretos que no aplican la ley pareja, y señaló que a más de un mes que fueron anunciados los créditos y aunque ya se registraron y han acudido a pláticas, a los propietarios de restaurantes todavía no les han liberado el recurso.

 

"El día viernes hubo la primera capacitación que costó un buen de trabajo entrar y hoy (lunes) a las 18:00 horas hay otro seguimiento para tener información que se debe trabajar con el banco de primer piso. Uno llena su solicitud, ventas, trabajadores y el gobierno va a filtrar. Pero por qué se ha presentado este retraso, lo desconozco.

Aseguró que cerca de 570 restaurantes, de los más de mil agremiados, estaban esperando que en mayo pudieran abrir en una tercera parte de su capacidad, pero al no haber oportunidad por lo menos el 30 por ciento de los restaurantes, que son un poco más de 150, estarán esperando qué hacer. "Se la pasa (Barbosa) dictado leyes que no saben si funcionan y sólo experimentan con la vida económica de una población bastante lastimada", señaló.