El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta refirió que la muerte de 20 personas por ingerir bebidas alcohólicas adulteradas, tiene que ver con “un asunto de vicio y de pobreza” y aseguró que los comercios que las vendieron serán sancionados.

Barbosa refirió que la Fiscalía General del Estado realiza este miércoles un operativo en los sitios en los que se vendieron las bebidas que ingirieron por lo menos unas 20 personas del municipio de Chiconcuautla, aunque se estima que la cifra podría ser más alta.

Al ser cuestionado sobre el tema durante su conferencia de este miércoles, el mandatario respondió que se investigará también quién otorgó licencias de funcionamiento a los comercios que vendieron a las víctimas una bebida conocida como “refino” y que consiste en aguardiente combinado con químicos.

“Vamos a revisar funcionamiento, quién autorizó –la venta de las bebidas-; vamos a llegar al fondo en esto que es un asunto de vicio y de pobreza…”, expresó.

Fueron por lo menos 20 personas las que fallecieron en el municipio de Chiconcuautla, el cual se encuentra ubicado en la Sierra Norte del estado de Puebla, mientras que versiones periodísticas señalaron que en Xochitlán Todos Santos –al centro de la entidad- murieron tres personas más.

Este hecho se suma a la muerte de 13 hombres en el municipio de Axochiapan, en Morelos -y que colinda con Puebla-, tras consumir mezcal adulterado en una tienda de esta demarcación.

A través de un comunicado, el ayuntamiento de Chiconcuautla sostuvo que se encuentra en “Emergencia Sanitaria” ante la muerte, hasta el martes, de 17 personas por intoxicación debido a la ingesta de “refino”, un alcohol adulterado que presuntamente provino del municipio de Zacatlán.

Medios de comunicación reportaron que habría ocurrido lo mismo en la junta auxiliar de San Francisco Totimehuacán, en el municipio capitalino de Puebla, pero las autoridades no lo han confirmado.