Los mercados de Puebla no serán cerrados durante la contingencia sanitaria sino sólo regulados a fin de evitar contagios de Covid-19, confirmó el gobierno del estado de Puebla.

El martes, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta consideró necesario impedir el comercio en esos sitios, ante el rápido aumento de casos de coronavirus en la entidad.

Sin embargo ello provocó la inconformidad de los locatarios, pues aseguraron que además de que perderían su fuente de ingreso, habría riesgo de desabasto de alimentos en el estado.

En conferencia de prensa de este miércoles, Barbosa estimó necesario que se establezcan nuevas normas para que los mercados funcionen y evitar más contagios, aunque descartó su cierre o la intervención de la Guardia Nacional para impedir la aglomeración de personas.

Comida sólo para llevar

A su vez el secretario de Gobernación, David Méndez Márquez, explicó que desde este martes ya se dialoga con los dirigentes de los mercados para tomar medidas como la venta de alimentos preparados únicamente para llevar.

Refirió que también se ordenará la distancia mínima de 1.5 metros entre personas, por lo que sólo podrá ingresar una persona por familia a los centros de abasto, además se deberán extremar precauciones con los productos que se venden.

Méndez refirió que las pláticas con los representantes de los mercados continuarán este miércoles, a fin de remarcar las medidas y que sean respetadas.

Hay que recordar que tras el anuncio, Tonatiuh Sarabia, representante de la Unión de Popular de Vendedores 28 de Octubre, señaló que desde el inició de la contingencia sanitaria se tomaron medidas en el Mercado Hidalgo, que es donde opera la agrupación, como el uso de cubrebocas, gel antibacterial y se colocaron tinacos con agua potable para el lavado de manos.

Por otra parte, indicó que si los mercados cierran se propiciaría un desabasto de alimentos en la ciudad, pues los supermercados no tendrían capacidad para cubrir las necesidades de los ciudadanos.

A la situación de los mercados debe sumarse que la semana pasada fue decretado el cierre temporal de los restaurantes, como medida para evitar la dispersión de coronavirus, lo que inconformó a los restauranteros, quienes amagaron con presentar amparos.