Cada día de tianguis es escenario nuevo de desencuentro entre los tianguistas que aún se niegan a dejar la vía pública y el gobierno local que busca aplicar las órdenes del gobierno de Puebla, tal parece que es el juego del gato y el ratón, porque los vendedores así como les van cerrando las calle ellos van tomando otras.

Actualmente la colonia Álvaro Obregón cada sábado y martes permanece totalmente acordonada para evitar que se instalen  en esta zona de la ciudad los vendedores que aún llegan de diversas partes de la región de Atlixco.

Este martes amaneció también  acordonada la colonia Hogar del Obrero, de donde fueron retirados de forma pacífica, el sábado pasado, al menos 70 comerciantes, quienes esta mañana se pusieron a vender sobre la avenida de la Vía, cada vez más lejos del tianguis pero de igual manera en la vía pública.

Lo anterior debido a que este martes muy temprano se aplicó el operativo no solo de acordonamiento de calles sino que también se contó con la presencia de elementos antimotines en la zona.

Por parte de los vecinos de esta colonia, la intención, aseguró el inspector José Luis Rosas García, es evitar la aglomeración, no es impedir que se ganen su dinero honradamente, sino solamente disminuir el riesgo del contagio.