El programa “Aprende en Casa”, de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y las autoridades estatales durante la contingencia por Covid-19, no garantiza el aprendizaje curricular y podría provocar rezagos y abandono escolar en los sectores más desfavorecidos.

Entrevistados por el diario Reforma, especialistas en educación dijeron que el programa falla porque los alumnos no cuentan con un guía que responda preguntas y porque basa sus lecciones en medios virtuales a los que no todos tienen acceso.

 A través del programa, los alumnos continúan el aprendizaje mediante libros de texto y reciben un acompañamiento de dos horas diarias a través de la TV o de plataformas oficiales.

Manuel Gil Antón, investigador del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México, consideró necesario que los alumnos cuenten con un guía, pues en casa los padres no siempre tienen disponibilidad o conocimientos para asesorar a sus hijos.

 “En un 40 por ciento de los hogares, los alumnos tienen un nivel educativo superior al de sus padres. Entonces, cuando requieren preguntar algo, se topan con un padre o una madre que está dispuesto a ayudarles, pero no tiene esos conocimientos.

En zonas urbanas y colegios privados, los estudiantes toman clases por videoconferencia, aunque los maestros no siempre logran captar la atención de sus alumnos; y en el caso de zonas rurales, algunas escuelas se limitan a

enviar tareas a través de los padres en espera de evaluar los resultados hasta regresar a clases.

Marco Fernández, investigador del Tecnológico de Monterrey y de México Evalúa, alertó que el programa “Aprende en Casa” basa sus lecciones en medios virtuales a los que no todos tienen acceso.

“Los primeros candidatos a tirar la toalla y a correr el peligro del abandono escolar son lamentablemente esos chicos que se encuentran en comunidades rurales o en comunidades que no tienen acceso a internet o a lecciones por televisión y que se están viendo forzados a buscar trabajo para atender las necesidades de su familia”, destacó Fernández. David Calderón, presidente de Mexicanos Primero, resaltó que en un sondeo se encontró que más de la mitad de los maestros está en contacto con sus alumnos, aunque la responsabilidad recae en los estudiantes y padres de familia.