En Atlixco crece la preocupación entre los católicos por la situación económica que atraviesan las monjas de la orden de Santa Clara por la contingencia, ya que debido a la falta de movilidad de la gente y a la prohibición de evitar aglomeración de personas,  tuvieron que dejar de hacer su tradicional vendimia de los domingos.

Ante la falta de apoyo por parte de la iglesia y al no poder vender sus alimentos las 17 integrantes se encuentran en una crisis económica y  temen no poder resistir más tiempo sin ingresos.

Las madres clarisas como se les conoce en lo cotidiano en la ciudad obtenían ingresos de la venta de sus relicarios, rosarios y otro tipo de artículos religiosos, además de que rezaban el Santo Rosario.

Para seguir obteniendo recursos y después del sismo del 19 de septiembre del 2017, debido a que su convento se vio dañado, comenzaron a organizar  venta de comida los domingos una vez al mes, posteriormente cada domingo era de buffet en el convento en donde se podían degustar antojitos mexicano y otros platillos.

Aunado a esto  cocinaban postres, chiles en nogada y diversos guisos de acuerdo con la temporada para ofrecerlos entre sus seguidores. Hoy todo eso quedó en suspenso, por lo que las madres clarisas no cuentan con ingresos ya.

Ante ello en redes sociales comenzaron a solicitar ayuda para este grupo de mujeres dedicadas a la oración. Cabe hacer mención que las madres clarisas son unas de las pocas congregaciones que  quedan en Puebla de mujeres que se dedican a la vida religiosa.

Sor Elena, la directora de este convento, señaló que cada día son menos las mujeres que quieren integrarse a esta forma de vida, pero que las que se encuentran en este convento, están convencidas de poder salir adelante ante cualquier adversidad.