El Director General de Vigilancia y Supervisión Interna de la Unidad de Asuntos Internos de la Guardia Nacional, fue separado de su cargo en las últimas horas, tras la polémica generada en días pasados por el encuentro que elementos de esa corporación sostuvieron en Puebla con miembros de la familia Valencia Ávila, a quienes las autoridades señalan de estar vinculados a diversos delitos.

Este 1 de Mayo, a través de su cuenta oficial de Twitter, la Guardia Nacional México anunció que en seguimiento al caso, y con el fin de ratificar el firme compromiso de no tolerar ninguna conducta alejada de la ley por parte de integrantes de la institución, el Director General de Vigilancia y Supervisión Interna de la Unidad de Asuntos Internos quedó separado de sus funciones.

Lo anterior debido a que junto con siete uniformados más de la Guardia Nacional, aparece en las imágenes difundidas en redes sociales, y cuyo origen habría sido una comida que los elementos sostuvieron el pasado 22 de abril con “presuntos integrantes de grupos delictivos en Puebla”, según lo dado a conocer por la GN.

La institución precisó que las investigaciones continuarán hasta determinar las sanciones administrativas o legales que le resulten al funcionario y al resto de los involucrados.

Difunden fotografías de reunión de la GN con los Valencia Ávila

Tan solo un día después de la reunión, es decir el 23 de abril de 2020, a través de redes sociales comenzaron a circular dos fotografías del citado de evento, lo cual derivó en que la misma Guardia Nacional diera a conocer a través de su cuenta de Twitter, que abriría una investigación ya que "fuentes abiertas" señalaban que en la reunión con los elementos había civiles de una organización delictiva que opera en el municipio de Venustiano Carranza.

Como en su momento se informó, las fotografías fueron dadas a conocer por el usuario en Twitter @antonioaranda_, quien difundió dos fotografías que fueron publicadas inicialmente en el muro de Facebook de Jonathan Valencia Calderón,  hijo de Vicente Valencia Ávila, actual alcalde del municipio de Venustiano Carranza.

Incluso en una de las fotografías, entre los civiles fueron identificados Jonathan Valencia y algunos colabores de la familia Valencia Ávila.

Ante tal situación, en rueda de prensa virtual, el gobernador del estado de Puebla, Luis Miguel Barbosa indicó que su administración ya contaba con toda la información del encuentro, en el que, de acuerdo con medios de comunicación, también habría participado el hijo del presidente municipal de Venustiano Carranza, Vicente Valencia Ávila, por lo que se dirigiría al general de la Defensa, al general de la Guardia Nacional y al secretario de Seguridad Pública.

Tras dicho anuncio, el 30 de abril, la familia Valencia Ávila, a través de su representante legal, advirtió que se defenderá legalmente de las acusaciones lanzadas por los gobiernos federal y estatal con una demanda contra el gobernador Miguel Barbosa Huerta o cualquier autoridad que los involucre en el robo de combustible o el crimen organizado.

Finalmente, Marco Valencia Ávila, abogado de quienes se dicen ofendidos, aseguró que la polémica comida con elementos de la Guardia Nacional (GN) fue casual y no fue un acto ilegal, como dijo la corporación en sus redes sociales.

Calificó como persecución y linchamiento político los señalamientos de Barbosa  y dijo que son resultado de haber apoyado en 2018 la candidatura de la extinta Martha Erika Alonso Hidalgo.