El comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez Bucio, reveló que los elementos de la corporación que se reunieron a comer con integrantes de la familia Valencia Ávila en el municipio de Venustiano Carranza, se encargan de supervisar a los elementos operativos en la zona limítrofe entre Puebla y Veracruz.

Rodríguez Bucio respondió a los cuestionamientos de los medios de comunicación durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador, donde confirmó que se encargan de revisar al personal operativo de la Guardia Nacional en la zona de Veracruz y Puebla.

"Efectivamente, un grupo de elementos de la Guardia Nacional que es precisamente de la zona que les corresponde supervisar al resto del personal desplegado, al principio de la semana se encontraban revisando en el área de Veracruz y Puebla, en algún momento de su regreso se pararon a comer en un restaurante", señaló.
 


El comandante agregó que tras la difusión de las fotografías donde los uniformados salen conviviendo con personas que "abiertamente son relacionados con miembros del crimen organizado", la unidad de Asuntos Internos de la Guardia Nacional inició un proceso de investigación para fincar responsabilidades administrativas.

"Después de ver las fotografías de con quien se habían reunido se inició una investigación por la propia unidad de Asuntos Internos (...) Se está actualmente en el proceso que dura la investigación y en algún momento tendrá que definirse la sanción que corresponda a este personal", señaló el funcionario.

El titular de la Guardia Nacional evitó confirmar la identidad de las personas con las que se reunieron y manifestó que "se ve la acción que tuvieron de reunirse con gente que públicamente se menciona que están relacionados con grupos de la delincuencia organizada".

Cabe señalar que las fotografías fueron compartidas en el Facebook de Jonathan Valencia Calderón, quien es hijo de Vicente Valencia Ávila, presidente municipal de Venustiano Carranza, y que estuvo en esa comida junto con otros civiles que son familiares y colaboradores de esta familia.

La familia Valencia Ávila ha controlado la presidencia municipal de Venustiano Carranza desde el 2008 cuando Vicente Valencia Ávila fue edil bajo los colores del PRI. Posteriormente pasaron por ese mismo cargo su hermano Jorge Alejandro y después su otro hermano, Rafael, hasta que finalmente Vicente volvió al puesto tras ganar la elección en 2018.

La familia ha sido señalada e investigada por los delitos de robo de hidrocarburo y asociación delictuosa. La esposa de Rafael Valencia fue detenida en abril de 2018 durante un cateo mientras que el ex secretario de seguridad y guarda espaldas de Rafael Valencia fue detenido la semana pasada en posesión de armas de fuego y drogas, pero además es relacionado con tres casos de homicidio.