En Atlixco, al menos, 300 tianguistas pidieron apoyo de los distintos niveles de gobierno, para sobrevivir a esta contingencia por Covid-19, esto después de que el gobernador solicitó a los municipios retirar a todos los vendedores ambulantes y semifijos de las calles.

Felipe Ramírez Vázquez, representante de los comerciantes, señaló que los integrantes de esta agrupación, en su mayoría ambulantes, provienen de Atlixco, Puebla, Tlaxcala, Morelos y Ciudad de México y a lo largo de muchos años se han ganado su lugar en el tianguis, pero, ahora tendrán que dejarlo.

Recordó que desde antes de la pandemia la crisis económica ya se hacía presente , después con el escalonamiento de ventas, se complicó la situación, pero, ahora con la prohibición tajante de no poder vender, no saben de qué van a sobrevivir.

“Nos vamos a morir sanos, pero de hambre porque no podemos salir a vender, enfermos de ansiedad, miedo, desesperación, angustia, depresión y hasta claustrofobia, que son los síntomas que ya comenzamos a vivir algunos de nosotros, que estamos acostumbrados a levantarnos bien temprano para ir a las plazas a vender, siempre andamos activos y ahorita el encierro nos está haciendo mal, a eso súmele que no hay ingresos, no podemos dormir, nos salvaremos del coronavirus pero no de todo lo demás”, relató.

En este grupo de 300 vendedores hay gente de todas las edades, por ello piden ayuda; “no podremos solos, ante esta situación no podremos solos, quedarnos en casa es algo difícil de acatar, porque no solo es Atlixco donde se cierra la plaza, muchos vamos a otros municipios a vender y allá tampoco hay opciones, esperamos que nos apoye el gobierno, de alguna manera”, finalizó.