En el Congreso de Puebla buscan obligar a todos los ayuntamientos del estado a crear direcciones de obra pública, para transparentar sus proyectos y responsabilizar a funcionarios por irregularidades.

Una reforma pretende que estos órganos se encarguen de la planeación, contratación, ejecución, mantenimiento, gasto y control de las obras, además de que respondan por alguna anomalía en su construcción, funcionamiento o costo.

Para ello se busca agregar a la Ley Orgánica Municipal un capítulo específico sobre estas direcciones, que además tendrán la función de formular las bases y expedir la convocatoria a los concursos para la realización de las obras públicas.

De acuerdo con el artículo 172 que se propone, los titulares de esta instancia tendrán la obligación de vigilar que la ejecución de las obras y los servicios relacionados se sujeten a las condiciones contratadas.

Para esto, tendrá que asistir a las visitas de inspección y auditorías que se practiquen a las obras o avances, si como controlar y vigilar el inventario de materiales y equipo para construcción. 

A la vez deberán entregar “en tiempo y forma” al ayuntamiento los informes de avances físicos de obras o proyectos, mediante bitácoras de obra, mientras que al término de cada una se habrán de elaborar los finiquitos y expedientes unitarios, conforme a la documentación comprobatoria, según corresponda el origen del recurso.

Responderán por anomalías 

En el mismo artículo se advierte que los directores de obra pública tendrán que “responder por las deficiencias que tengan las obras municipales que bajo su dirección se ejecuten”.

Además les corresponderá autorizar las estimaciones, avances de cuenta mensual y toda documentación relacionada con la obra, e incluso podrán intervenir en la regularización de la tenencia de la tierra.

Como prioridad tendrán la de preservar el entorno ecológico en las obras que se realicen y ejercer una política de obras públicas e infraestructura con visión de desarrollo social.

Finalmente se señala que los titulares de la dirección deberán comparecer ante el ayuntamiento cuando sean requeridos, igual que todos los miembros del gabinete municipal.

La iniciativa para la creación de estos órganos es impulsada por el diputado Miguel Trujillo de Ita (del PES) y se encuentra en análisis de la Comisión de Asuntos Municipales.