“En México, del 2012 al 2018, aumentaron los índices de sobrepeso y obesidad en adultos de 20 años y más al pasar del 71.3% al 75.2% y en diabetes de 9.2% a 10.3%, de acuerdo a datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSASUT) 2018; ante este escenario y la contingencia del COVID-19 es importante tener una dieta correcta que incluya todos los grupos alimenticios y así mantener al sistema inmunológico trabajando de manera correcta”, manifestó la Dra. Laura Marissa Islas Romero, académica de la Licenciatura en Nutrición de la Universidad de las Américas Puebla.

La también doctora en Biotecnología Productiva aconseja que en la alimentación diaria se incluyan vitaminas y minerales para lograr un correcto balance que permita la biodisponibilidad que el cuerpo requiere para absorber y utilizar los nutrientes, por eso “se habla de un conjunto de alimentos, pues entre todos se ayuda a una mejor absorción de los nutrientes”.

Asimismo, Islas Romero explicó que el “sistema inmunológico es la barrera, la defensa que tenemos dentro de nuestro cuerpo que permite identificar y localizar dónde está el patógeno que haya entrado”. Para que el sistema inmune trabaje correctamente es necesario contar con una buena alimentación, pues de esta manera se disminuyen los riesgos de enfermedades. En el caso de que se pierda el apetito recomienda a la gente que coma para que el sistema inmune actúe correctamente ante cualquier enfermedad, siempre en pro de la defensa del cuerpo.

“Hay que incluir una alimentación variada, esto significa que incluyamos a todos los tipos de alimentos de origen natural para mantener un estado de salud óptima”, dijo la profesora de la UDLAP. También señaló que no se deben sobre cocer los alimentos porque pierden sus nutrientes y tampoco deben tomarse suplementos de vitaminas en exceso porque se sobrecarga el cuerpo y esto en vez de ayudarnos puede llegar a afectar al sistema inmune. Respecto a los cuidados especiales para adultos mayores, además del constante lavado de manos antes y después de baño, al saludar a personas y evitar contacto con la gente, deben incluirse todos los grupos de alimentos en su dieta diaria.

Al explicar los tipos de vitaminas y minerales, la académica de la UDLAP mencionó que las vitaminas A y E son liposolubles y la C, B6 y B12 son hidrosolubles. En el caso de la vitamina A se encuentra en alimentos de color naranja o rojo que ayuda al buen funcionamiento del timo y bazo para una buena producción de glóbulos blancos. Se encuentra en alimentos como sardinas, zanahoria, tomate, lácteos, huevo, entre otros. La vitamina E se consume en productos oleaginosos, vegetales, huevo, nueces, cacahuates, almendras, pescados, salmón y aguacate. La vitamina C la contienen alimentos de color amarillo o verde como cítricos, brócoli, espinaca y arúgula, entre otros. Al respecto resaltó que lo ideal es comer la fruta entera y si se consume en jugo hay que tomarlo de inmediato para mantener sus nutrientes.

Las vitaminas B6 en productos de aves, pavo y pollo, con consumir 80 gramos al día se proporciona la cantidad necesaria al cuerpo y la B12 se adquieren en los alimentos de hoja verde y el ácido fólico también se encuentra en estos alimentos; también se deben comer minerales como el zinc, cobre, selenio y hierro que participan en la formación de glóbulos rojos.

Por último, la especialista en nutrición de la UDLAP, recomendó cambiar hábitos para comer alimentos con vitaminas y minerales que sean biodisponibles a través de alimentos de origen natural, para mantener el sistema inmune de manera correcta trabajando.