La sucursal de la cadena de bares y restaurantes "Costeñito" en Puebla ignora por completo las recomendaciones sanitarias emitidas a nivel federal, estatal y municipal con motivo de la pandemia por Covid-19 y  brinda su servicio de forma normal.

En el día en que el centro comercial Angelópolis suspendió sus actividades por la emergencia sanitaria, el establecimiento ofrecía música y bebidas alcohólicas.

De acuerdo con el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el lunes 30 de marzo, el gobierno federal estipuló que la emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor incluye la suspensión de actividades y servicios no esenciales para la población.

En lo que hace al rubro de alimentos, se precisa que las únicas actividades permitidas serán las de los supermercados, los abarrotes, mercados y venta de alimentos preparados y bebidas no alcohólicas, dejando fuera  los sitios que comercializan bebidas embriagantes.

Este medio buscó conocer el motivo por el cual el establecimiento permanece abierto y por qué no se han adoptado las medidas básicas de salubridad, como el separar las mesas, que ha sido un requisito básico demandado a la industria restaurantera en Puebla y el resto del país.

Sin embargo en la puerta del lugar solo se pudo hablar con uno de los meseros quien señaló que no había ningún personal administrativo o gerente que pudiera facilitar una entrevista.

Precisó  que el lugar es un restaurante y que seguirá operando pues no había nada que se los impidiera.

"Por el momento, nosotros nos mantenemos en las disposiciones. Como somos restaurantes, entonces préstamos el servicio de restaurante hasta que tengamos la indicación", dijo el trabajador que prefirió omitir su nombre.

Ante esta situación, desde el exterior del establecimiento se documentó que en la terraza había por lo menos cuatro mesas ocupadas con consumo de bebidas embriagantes, pero en ese momento el personal con el que previamente se habló señaló que no se podían tomar fotos o videos del lugar a pesar de estar en la vía pública.

El único lugar de comida abierto en la zona

Con excepción de un lugar de comida italiana ubicado frente a la Estrella de Puebla y de las cafeterías Seratta y Starbucks de Solesta, los restaurantes y bares de la zona de Angelópolis se encuentran cerrados u ofreciendo sus servicios para llevar y comer en casa.

Mangos, un lounge bar ubicado junto al Costeñito, se encuentra cerrado lo mismo que Wild Dog, Paixao o Mi Ciudad,  que se ubican en la Isla de Angelópolis, acatando las medidas sanitarias y también víctimas de la falta de clientes.

En Puebla hay 1 mil 400 restaurantes que han cerrado sus puertas, no solamente por la falta de clientes sino también por protección a sus empleados, por lo que muchos de ellos han suspendido las ventas para permitir que sus trabajadores se refugien en casa en prevención de contagio al coronavirus.

Por lo que hace a la regulación de esta zona comercial, cabe señalar que se encuentra en la zona limítrofe entre Puebla y San Andrés Cholula, situación por la que muchas veces las autoridades de ambos municipios delegan su responsabilidad sobre la aplicación de las leyes en los comercios de la zona.

De acuerdo con otros comerciantes y prestadores de servicio en la zona, en la Isla de Angelópolis la regulación le correspondería al municipio de Puebla, ya que su jurisdicción incluye la tienda departamental Costco así como el Parque del Arte.