Un grupo de personas de la tercera edad que laboran en un supermercado fueron informados que a partir de este 20 de marzo tienen que irse a su casa por el coronavirus, ya que por bienestar de ellos y de los clientes no se les permitirá laborar.

Pero ellos laboran sin un salario fijo y sus ingresos dependen de las propinas que les dejen los clientes, pero ahora sin estar activos perderán ese dinero.

Carlos contó a La Silla Rota que el 19 de marzo se les informó que el día 20 tendrían que dejar de trabajar por 40 días, situación que los afectaría en su economía.

El hombre explicó que la pensión de adultos mayores no les alcanza, ni aunque se las adelanten, ya que tienen que pagar luz, agua, teléfono e incluso renta.

Ellos laboran en Soriana de Municipio Libre y División Norte, en la Delegación Benito Juárez, en la Ciudad de México.

Vicky es otra de las trabajadoras que tendrá que dejar de trabajar, pero la situación de ella es más complicada que la de otros de sus compañeros, ya que ella sí tiene que pagar renta.

Ella dice que puede comer frijoles y sopa estos días, pero que la renta sí debe pagarla; aunque espera que su casero al ver su situación les perdone por este mes el pago del alquiler de su vivienda.

Además, los “cerillitos” son de la tercera edad, no todos reciben el apoyo del gobierno federal.