El gobierno de Puebla confirmó un segundo caso de contagio de Coranovirus, al identificar a un hombre de 31 años que viajó a Europa y regresó a Puebla capital el 9 de marzo, y ya tuvo contacto por lo menos con seis personas.

El primer caso se trató de un hombre que acudió a la armadora Volkswagen (VW) proveniente de Italia, pero este no registró síntomas, aunque se encuentra en aislamiento en el Hospital Ángeles.

El segundo caso sí presenta síntomas y sí es posible que contagie a terceros, según reconoció el secretario de Salud Jorge Humberto Uribe Téllez, quien detalló que el varón se encuentra aislado en su domicilio.

El hombre acudió por su propio pie al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores al Servicio de los Poderes del Estado de Puebla (ISSSTEP) para ser revisado, pero fue enviado a su domicilio a fin de que el virus no se propague.

Debido a que los dos casos son importados, las autoridades consideraron que no es necesario aplicar medidas restrictivas como cancelación de eventos masivos, suspensión de clases o limitar el contacto físico.  

Confirman nuevo caso

En conferencia de prensa la tarde de este jueves, Uribe explicó que el caso fue confirmado tras una solicitud que el paciente hizo al ISSSTEP, pues registró síntomas relacionados con el Coronavirus después de que viajó a España, Bélgica y Amsterdam, para retornar a la Angelópolis el 9 de marzo.

El caso sí tiene potencial de contagio, toda vez que sí tiene sintomatología, a diferencia del caso relacionado con la armadora alemana, el cual está en aislamiento preventivo en un hospital privado por 14 días.

El segundo hombre tuvo contacto con seis familiares, los cuales están en aislamiento domiciliario y hasta este jueves no presentan manifestaciones de contagio, según informó el funcionario.

¿Cuántas personas están en vigilancia?

Las autoridades indicaron que hasta este jueves fueron tomadas 10 muestras de presuntos contagios. De estas, dos corresponden al mismo número de casos confirmados, mientras que las ocho restantes resultaron negativas.

La Secretaría detalló que las seis personas que tuvieron contacto con el poblano proveniente de Europa están en aislamiento domiciliario y no presentan síntomas, mientras que la Unidad de Inteligencia Epidemiológica investiga cómo se transportó del Aeropuerto de la Ciudad de México a su casa en Puebla, a fin de identificar a las personas con las que convivió.

Por otra parte, la dependencia vigila a las 45 personas que convivieron con el hombre que visitó la VW para dar capacitación, y a la fecha tampoco presentan síntomas. Como ocurre con el caso pasado, también se les recomendó que permanecieran en sus casas.

Sobre el grupo de ballet que viajó a Italia, el secretario explicó que este miércoles llegaron a la ciudad 19 de los 40 integrantes en un autobús que fue exclusivo para trasladarlos desde el aeropuerto de la Ciudad de México hasta sus domicilios.

Los 21 integrantes restantes se encuentran en Francia en espera de que sean autorizados a salir de ese país para regresar a la entidad poblana.

El funcionario aseguró que se dieron instrucciones a los familiares de los bailarines sobre los riesgos de contagio y cómo podría evitarse, aunque dijo que ninguno presenta síntomas.

Uribe refirió que a la fecha no hay ninguna persona contagiada que se encuentre en hospitales públicos, pues ello representaría una probabilidad de contagio. 

En ese sentido, recomendó a quien sospeche de un contagio, llamar a la línea telefónica de la Unidad de Inteligencia Epidemiológica para que el personal médico acuda a su domicilio a tomarle una muestra y así no salga de su domicilio. 

El secretario aseguró que se cuenta con la infraestructura y material médico necesario para tomar muestras, y añadió que es la dependencia a su cargo la única autorizada para emitir resultados oficiales, en referencia a otros laboratorios que ofrecen ese servicio, como los “Ruiz”.

Sobre la posibilidad de aplicar filtros en centrales camioneras, indicó que es una medida poco efectiva, pues se tendrían que realizar miles de exámenes con pocas probabilidades de encontrar contagios, lo que representaría un gasto infructuoso.