Con la entrada en vigor de la NOM-172-SEMARNAT-2019, los gobiernos estatales y municipales responsables del monitoreo de la calidad del aire están obligados, entre otras cosas, a difundir los resultados en una plataforma electrónica y en tantos medios como les sea posible.

El horario de publicación del reporte debe ser cada hora (con un retraso máximo de 15 minutos), en un horario que deberá cubrir al menos de las 8 a las 20 horas; es decir, 12 reportes diarios.

La Secretaría de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial del Gobierno del Estado sigue sin implementarla por completo, pues sólo ha publicado ocho reportes desde la entrada en vigor de la norma, el 18 de febrero pasado; es decir, entre uno y dos reportes al día. Además, la única plataforma que usa para su difusión es la cuenta de Twitter de la dependencia.

El departamento de Comunicación Social señaló que se está acreditando al responsable de actualizar y dar mantenimiento a una plataforma propia, por lo que a partir de la próxima semana estará disponible para su consulta.

Atendiendo a la NOM-172, la plataforma debe tener como fin advertir a las personas de manera oportuna y con claridad sobre los riesgos asociados a la calidad del aire, reconociendo su derecho a la salud y a un ambiente sano.

La Ciudad de México, por ejemplo, además de publicar la información cada hora en sus redes sociales, cuenta con una plataforma muy intuitiva, en tiempo real y con datos abiertos.

El gobierno capitalino informa si la calidad del aire es buena, aceptable, mala, muy mala o extremadamente mala, así como el riesgo asociado a la misma: bajo, moderado, alto, muy alto o extremadamente alto. Los valores están acompañados de bandas de colores que permiten una identificación más sencilla del peligro: verde, amarillo, naranja, rojo y morado.

Tanto la Ciudad de México como el Estado de México señalan los contaminantes con mayores registros.

Es decir, aun si la mayoría de los contaminantes (PM-10, PM-2.5, O3, NO2, SO2, CO) presentes en una buena calidad del aire y con riesgo bajo, con que uno se salga del parámetro, los resultados que se difundan tienen que indicar el que mayor riesgo tenga, para poder tomar medidas.

Aunque a las 18 horas del 21 de febrero las estaciones de monitoreo de Las Ninfas y la Universidad Tecnológica de Puebla presentaban una mala calidad del aire por el contaminante PM-10 (banda naranja, con riesgo alto), la información publicada en redes sociales dejaba la conclusión sobre su salud y los riesgos de exponerse a un ambiente contaminado, a consideración del usuario.

Contaminantes: Carbono (CO), Dióxido de azufre (SO2), Dióxido de nitrógeno (NO2), Ozono (O3), Partículas suspendidas o iguales a 2.5 micrómetros (PM 2.5) y partículas suspendidas iguales o menores a 10 micrómetros (PM10).