El final del sexenio de Enrique Peña Nieto se caracterizó por irregularidades en la conclusión de obras como el Tren Interurbano México-Toluca, en diversos gasoductos y un gasto millonario de campañas de publicidad que no se pudo comprobar.

Así se hace constar en el último paquete de auditorías de la Cuenta Pública 2018 que presentó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que documentó daños por 28 mil millones de pesos

El sector que acumuló más irregularidades fue la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que encabezaba Gerardo Ruiz Esparza, con observaciones por más de 8 mil millones de pesos, según una nota del diario reforma.

Entre las obras correspondientes a este sector que resultaron con irregularidades están la construcción del Tren Interurbano México-Toluca y el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en el que  la ASF detectó pagos indebidos en diversas fases de la construcción por 2 mil 598 millones de pesos.

El tercer sector con un monto mayor de recursos reclamados es el de las Empresas Productivas del Estado, que comprende a Pemex y a la CFE, la cuales acumularon 5 mil 348 millones de pesos.

Entre las irregulares que les fueron detectadas están las pérdidas que a Pemex le ha generado la planta chatarra de Agro Nitrogenados, que en 2018 tuvo una merma de 212.6 millones de dólares por el deterioro de tres de sus unidades de producción.

En el caso de la CFE las principales irregularidades fueron cometidas en la construcción y puesta en funcionamiento de diversos gasoductos.

La ASF también señaló que desde la Secretaría de Gobernación se concentró un gasto millonario de campañas de publicidad, y en 2018 se pagaron mil 800 millones de pesos en campañas sin documentación para justificar o acreditar Además se pagaron otros 3 mil 500 millones de pesos a medios de comunicación por supuesto adeudos de 2016 y se realizaron sin contar con la autorización de la Secretaría de Hacienda.