Andrés Manuel López Obrador descartó que los empresarios que apoyan la rifa del avión presidencial vayan a ser favorecidos durante su administración.

Aseguró que no habrá preferencias ni influyentismo para los empresarios que asistieron a la cena en Palacio Nacional.

Andrés Manuel López Obrador indicó que quienes hablan de favoritismo lo confunden, porque él no es Carlos Salinas y que eso si hace que se moleste.

“No vamos a darle beneficio a nadie fuera de la ley, no hay preferencia, influyentismo o pago de favores. Ese es el problema, nos confunden, yo no soy Salinas, eso sí calienta”

Consideró que exageran los que dicen que la reunión en Palacio Nacional fue para extorsionar a los empresarios.

Afirmó que la reunión con los empresarios no fue un pase de charola, porque se les pidió que colaboraran de buena fe y de forma voluntaria.

“Se acuerdan del pase de charola. El pase de charola fue decirles aporten para la campaña del PRI. Esto es de buena fe, no es obligatoria, es voluntario”.