En las últimas 48 horas la actividad delictiva ha estado presente en el municipio de Atlixco, como resultado hubo un baleado, un suicidio, un muerto y un lesionado por riña, los hechos se registraron en diferentes puntos de la localidad.

El primero de ellos fue consecuencia de una disputa en la que se involucraron tres hombres quienes a decir de testigos ya se “traían ganas desde hace mucho tiempo”, sucedió en la fiesta patronal de la colonia Chapultepec, en la junta auxiliar de la Magdalena Axocopan.

En esta riña resultó herido uno con un golpe de machete en la cabeza, según el reporte oficial los dos agresores alcanzaron a su víctima cuando salía del jaripeo, lo tiraron al suelo y lo golpearon con el machete.

Tras el reporte oportuno, se detuvo a Giovani y Yoni N pertenecientes a la banda delictiva “Los Vagos”, tras su detención ambos señalaron tener rencillas añejas con el lesionado. Los dos jóvenes fueron trasladados al C-5 y puestos a disposición para las diligencias correspondientes, mientras que el tercer joven fue llevado a un nosocomio de la ciudad para atender sus lesiones.

El segundo evento se registró en la colonia Revolución, al interior de un domicilio se encontró colgado de una soga el cuerpo casi putrefacto de quien en vida se llamó Enrique N. de 34 años de edad.

Tuvo lugar en la calle Barranca El Carmen número 1406, una zona limítrofe entre las colonias Ricardo Flores Magón y Revolución. El hallazgo se hizo gracias a que los vecinos reportaron mal olor.  Versiones extraoficiales señalaron que el sujeto vivía en depresión tras la separación con su pareja.

El tercero fue consecuencia de otra riña en una fiesta patronal pero esta vez en la comunidad de la Trinidad Tepango, en medio del baile sonidero que se acostumbra con motivo de la fiesta, perdió la vida un masculino, hasta el momento no hay un reporte oficial emitido por el área de seguridad pública local.

El cuarto caso, se trató de un conductor de UBER que fue encontrado sin vida dentro del su vehículo en las inmediaciones del puente Los Molinos sobre la carretera federal Puebla- Atlixco, el cuerpo sin vida presentaba impacto de arma de fuego en la cabeza, con entrada y salida de arma calibre 9 milímetros.

El ahora occiso en vida respondía al nombre de Jesús de 33 años y era vecino de Atlixco, una de las versiones que de manera extraoficial se conocen es que estuvo involucrado en una riña en un bar del centro de la ciudad de donde fue desalojado junto con otras personas.