La Arquidiócesis de Puebla aún no se coordina con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para desmotar la réplica de la Capilla Sixtina, pero se dijo abierta a cualquier revisión.

Los trabajos comenzaron a observarse ayer y para este día el atrio de la Catedral lucía con la estructura completa y con el retiro de algunas piezas con el uso de andamios.

Por ahora, el espacio se encuentra todavía sin acceso al público y por fuera no se observan las condiciones del piso del atrio después de dos meses de ocupación.

Los organizadores por otra parte prevén que los trabajos de desmontaje para llevar el proyecto a Cancún se prolonguen por otras tres semanas más.

En cuanto a la previsión de daños se explicó que las estructuras se sostuvieron con bidones de agua y no en el piso, rejas o bardas de la basílica.

Tras los trabajos de desmontaje, este martes se buscó la postura del delegado del INAH, Ambrosio Guzmán y del Consejo Ciudadano del Centro Histórico, pero no sé obtuvo respuesta.

En el primer caso la dependencia clausuró la obra de montaje por algunas horas en espera de que se confirmarán trabajos seguros para el inmueble y los segundos fueron críticos en cuanto a los riesgos de emplear el atrio.