El Movimiento Antorchista responsabilizó al gobernador Miguel Barbosa Huerta de frenar su partido político y manipular al Instituto Electoral del Estado (IEE), así que amenazó con arrebatar el poder a Morena en 2021 y 2024.

La agrupación movilizó este jueves a miles de agremiados para colapsar el Centro Histórico, en reclamo al veto que sufrió en la búsqueda del registro de nueva fuerza política.

La protesta fue encabezada por Juan Manuel Celis Aguirre, líder de los antorchistas en el estado, quien arremetió contra el mandatario por —supuestamente— someter al IEE y al consejero presidente, Miguel Ángel García Onofre, a quien acusó de fungir como “títere” del gobierno estatal.

 

Los reclamos 

El cabecilla de los antorchistas culpó al gobernador de ordenar al órgano electoral el bloqueo a su agrupación por “miedo” a perder en las elecciones.

Sin embargo, alardeó durante un mitin en el zócalo que su agrupación no se dejará intimidar por el gobierno, del cual se burló por carecer de “cálculo político”, pues presumió que Antorcha es un enemigo muy grande para Morena.

A Barbosa Huerta le exigió “sacar las manos” del IEE y concentrarse en los problemas del estado, pues denunció que es considerado en varias encuestas como uno de los peores gobernantes del país.  

Por ello demandó al morenista dedicarse a gobernar y “servir a la gente por las buenas”, pues de lo contrario, los antorchistas “lo van a obligar a hacerlo”.

A la vez advirtió que de continuar el bloqueo al Movimiento Antorchista habrá más protestas con cada vez más gente, además de la batalla jurídica, pues confirmó que ya impugnó la resolución del IEE en tribunales.

Van por gubernatura

Celis Aguirre también advirtió que Antorcha buscará la gubernatura de Puebla en 2024, mientras que en 2021 hará alianzas con el PRI o el PAN para competir por alcaldías y diputaciones aunque no sea partido político.
“En 2024 el gobernador de Puebla tendrá que ser un gran antorchista”, sentenció al presumir que la organización está lista para tener su primer gobernador y echar del poder a Morena en 2024.

Mientras la gente gritaba que Morena es “la misma porquería” que los demás partidos, el exdiputado federal achacó a los actuales gobiernos la crisis de inseguridad en el estado, el desabasto de medicamentos y la pobreza.
Por ello alardeó que Antorcha será el verdugo de los morenistas en los comicios del próximo año, donde también postulará candidatos a cargos locales aunque no se obtenga el registro, pues anunció que se buscará alianzas con las fuerzas políticas opositoras a Morena.

La protesta 

En la marcha un contingente recorrió la Avenida Juárez, cruzó el Paseo Bravo y tomó Reforma hasta llegar al zócalo. 

Otro se concentró en el monumento a Ignacio Zaragoza para caminar sobre la calzada del mismo nombre, luego tomar el bulevar 5 de Mayo, así como Juan de Palafox y Mendoza hasta llegar al zócalo.

Ya no se reunió gente en plaza Dorada, aunque se anunció que de ahí partiría otro grupo de manifestantes, además de que el destino ya no fue Casa Aguayo, como se dijo inicialmente.
Desde temprano Casa Aguayo fue blindada con decenas de policías estatales, por lo que estuvo cerrada al tránsito vehicular la avenida 14 Oriente, de la 18 Norte al bulevar 5 de Mayo.
Esto provocó que cientos de usuarios del transporte público caminaran varias calles más debido a que no hubo circulación de rutas.
Juan de Palafox y Mendoza también se cerró en la esquina con la 2 Sur, ya que ahí se instaló el templete donde Celis Aguirre emitió su discurso.

Segob advierte sanciones 

El secretario de Gobernación de Puebla, David Méndez Márquez, advirtió por su parte que el gobierno realizará un análisis del desarrollo de la protesta de Antorcha, a fin de determinar si la organización infringió la ley, pues de ser así, será sancionada.

En entrevista la mañana de este jueves el funcionario minimizó la marcha y afirmó que el número de inconformes fue mucho menor del que se anunció, por lo que incluso sostuvo que no se generó caos vial.