Ante la falta de una planta tratadora de aguas residuales en el municipio de Acatlán de Osorio la contaminación del río Tizac es más latente, ya que los desechos de todos los barrios de la población llegan directamente a este lugar.

Vecinos de esta zona manifestaron la urgente necesidad de que tanto el gobierno del Estado como el Federal tomen cartas en el asunto, ya que está situación está generando enfermedades gastrointestinales e irritación de los ojos, además de que el olor se hace más fuerte con la llegada de la época de calor

"Al llegar el mes de mayo, el olor es más fuerte, pasando Amatitlán se logra percibir el olor de las aguas negras que se encuentran estancadas", afirmaron vecinos de Las Adelfas. 

Anteriormente el municipio de Acatlán ya contaba con una planta tratadora, pero dejó de funcionar en el año 2015 y hasta la fecha no se ha rehabilitado o construido una nueva. 

Señalaron que el municipio de Acatlán por sí sólo no puede con esta obra, ya que su costo supera los 30 millones de pesos, por lo que es necesario que los demás niveles gubernamentales volteen sus ojos a esta situación que se vive y que está generando la contaminación del río Tizac