Adeudos por más de 7.7 millones de pesos son los que tiene el Rastro Municipal de Puebla por el servicio de drenaje de sus aguas residuales, mismas que son procesadas en la planta ubicada en sus instalaciones de la carretera federal Puebla-Tlaxcala y en donde históricamente se descargan sangre y vísceras de ganado.

Esto se conoció luego de que la Comisión Permanente del Agua del Cabildo de Puebla hiciera una visita a esta tratadora y se les informara que la planta no funciona y carece del permiso que otorga la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para realizar sus descargas al Río Atoyac.

De acuerdo con información obtenida por este medio, el Rastro Municipal no ha realizado además los pagos correspondientes para que sus aguas sean descargadas con pretratamiento, como debiera hacerlo, y sean saneadas en las macro plantas tratadoras que opera la concesionaria en la ciudad de Puebla.

En su oportunidad se conoció que el agua necesaria para el proceso de la matanza es de 105 mil litros por día y que la cantidad real de agua que se ocupa es de 132 mil litros por día, teniendo una diferencia de 27 mil litros cada día.

A pesar de los acuerdos que se establecieron con los responsables del Rastro Municipal, a la fecha el adeudo no sólo se mantiene, sino que incluso ha crecido hasta llegar a ser ya de 7.7 millones de pesos, sin que se hayan hecho tampoco pagos parciales para disminuir la cantidad mencionada.

Foto: Agencia Enfoque