Por no contar los recursos económicos que se necesitan, los transportistas de Puebla no cumplirán con las mejoras a las unidades,  advirtió Samuel Méndez Díaz, representante de la Alianza de Transporte de Puebla y de la Unión de Transportistas del Estado de Puebla.

El dirigente dijo que a pesar de que se dio un aumento de 2.50 pesos en la tarifa, será difícil mejorar las unidades debido a que existe un descuento a estudiantes, el cual no estaba considerado en el convenio, según una nota del diario 24 Horas Puebla.

En entrevista, el líder transportista calificó como “imposible” la colocación de botones de alerta, videocámaras, así como la remodelación de las unidades; además, juzgó la operación colaborativa con las autoridades del Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo y Calidad (C5), pues “no es funcional”, advirtió.

Añadió que la instalación de cámaras no tiene un fin específico en el combate a la delincuencia, ya que los ladrones abordan las unidades con máscaras o lentes, de tal forma que no se puede identificar a los involucrados.

Explicó que para pagar una cámara de vigilancia se necesitan mil 900 pesos diarios, cantidad que no se puede obtener en un día de trabajo por el descuento que aplican a personas con discapacidad, de la tercera edad y estudiantes.

El gobierno de Puebla advirtió que no dará prórroga a los concesionarios para que cumplan con los acuerdos establecidos tras el incremento a la tarifa, que incluyen la modernización de las unidades e instalación de medidas de seguridad.