El 2020 inició en Puebla con un promedio de dos homicidios violentos cada día, según documentó el gobierno federal, pues en este periodo registró 69 delitos relacionados con el narcotráfico, asaltos y robo de combustible.

La cifra es menor a la que la administración federal reportó en el mismo mes del año pasado, cuando los casos sumaron 82, lo que implica una reducción de 13 casos equivalentes a un 16 por ciento.

La base de datos que el gobierno federal construye a diario a través de reportes hemerográficos, indica que la capital del estado es el municipio con más decesos, al sumar 17 sólo en enero.

Después de la Angelópolis siguen San Martín Texmelucan, con seis casos; Cuautlancingo, con 5; así como Tecamachalco, Chietla Acatzingo en donde ocurrieron cuatro en cada uno.

En los siguientes municipios hubo dos crímenes durante el mes: Atlixco, Chignahuapan, Soltepec, Izúcar de Matamoros, Tilapa, Zacatlán y Amozoc.

Según los datos, los 69 homicidios se concentraron en 28 de los 217 municipios que hay en Puebla.

Por otra parte, del total de víctimas 48 fueron hombres, lo que equivale al 70 por ciento, mientras que 11 fueron mujeres y 10 cuerpos no pudieron ser identificados.

Los casos

Apenas la madrugada de este domingo, una riña ocurrida en el Bar Club Plaza en Zavaleta terminó con en un doble homicidio producto, presuntamente, de un ajuste de cuentas y no hubo detenidos.

En la misma madrugada, dos hombres fueron rafagueados con armas de alto calibre, al salir de un centro nocturno en San Martín Texmelucan y tampoco se registraron detenidos.

El 15 de enero, un grupo armado terminó con la vida de una persona que se encontraba en el tianguis de Zacapoaxtla, en donde la víctima tenía un local comercial. Versiones policiacas indicaron que existen antecedentes de actividades delictivas en el lugar, por lo que se presumió un ajuste de cuentas.

En la primera semana de enero, un militar retirado y excomandante de la recién desintegrada Policía Federal fue asesinado de varios balazos en el estacionamiento de la cafetería Starbucks, ubicada en la autopista Puebla-Orizaba a la altura del municipio de Amozoc, en lo que presuntamente fue un ataque directo.