Ayer se hizo viral en redes sociales la noticia de que una familia se bajó del avión en que viajaría Andrés Manuel López Obrador.

Mientras unos se toman fotos con López Obrador, otros no prefieren no viajar en el mismo avión que el mandatario.

Una de las azafatas contó en febrero de 2019 que a ella no le gusta que el presidente viaje en los vuelos comerciales porque las personas no hacen caso en las indicaciones.

“Es horrible que venga en mi vuelo. La gente no hace caso de las indicaciones, se para de sus asientos, incluso en turbulencias, y la prensa no entiende que sus cámaras se pueden convertir en proyectiles en caso de que el avión sufra un imprevisto. Espero que nunca viaje con mi familia”, dijo la azafata Alejandra Martínez a la agencia AFP.