Los Ángeles Lakers prepararon un homenaje especial a Kobe Bryant en la que fue su casa durante 20 temporadas, el Staples Center. Después de la presentación de los jugadores, se apagaron las luces del estadio y con sus números 8 y 24 alumbrados, el cantante Usher cantó el tema Amazing Grace.

Al terminar la actuación de Usher se escuchó al músico Ben Hong, quien tocó una melodía con un violonchelo, y en la pantalla del estadio mostraron escenas de jugadas y de la vida de Kobe Bryant.

Los aficionados guardaron silencio durante 24.2 segundos, como homenaje a Kobe Bryant, que utilizaba en su camiseta el número 24, y a su hija Gianna, que usaba el número 2. En cuanto concluyó el homenaje en silencio, la banda Boys II Men cantó el Himno Nacional de Estados Unidos y Lebrón James se encargó de dirigirle unas palabras a la Lakers Nation.

Sin poder contener las lágrimas, Lebrón James aseguró que Kobe Bryant no sólo era un jugador extraordinario, sino además era un padre de familia magnifico.

“Está noche celebramos al chico que vino aquí con 18 años y se retiró de 38 años y se convirtió en el mejor padre que hemos visto en estos últimos tres años”.

Lebrón James se comprometió a continuar con el legado de Kobe Bryant y aseguró que su recuerdo permanecerá en los corazones de quienes lo conocieron.

“Quiero continuar, junto a mis compañeros, su legado, no sólo por este año, sino mientras podamos jugar al basquetbol que amamos, porque eso es lo que Kobe hubiese querido. No serás olvidado, estarás siempre en nuestros corazones, hermano”.