El PRI suplicó el regreso de sus militantes que migraron a otros partidos y ofreció el perdón incluso a los procesados por haber apoyado a Morena en la elección extraordinaria del año pasado.

Con el argumento de que el partido ya no quiere “enfrascarse en peleas estériles”, el delegado nacional Américo Zúñiga Martínez pidió este lunes el regreso de los priistas para reorganizar al tricolor de cara a las elecciones de 2021.

En rueda de prensa pidió “ver al futuro” para unificarse y recuperar las alcaldías y diputaciones locales que les arrebató Morena en 2018.

El exalcalde de Xalapa justificó que los priistas abandonaron al PRI porque los “engañaron con una falsa cuarta transformación”, pero dijo comprenderlos y pugnó por su retorno.

Por adelantado dio la bienvenida a los que acepten el llamado y convocó a reivindicar al priismo, al afirmar que los ciudadanos están decepcionados de los gobiernos morenistas y piden que regrese el PRI.

Con el “borrón y cuenta nueva” se verían beneficiados los priistas que estaban en proceso de expulsión por apoyar en 2019 a Morena y al ahora gobernador Miguel Barbosa Huerta.

Entre ellos se encuentran el excandidato a gobernador Javier López Zavala y los exdiputados locales Leobardo Soto Martínez, Maritza Marín Marcelo y Francisco Javier Jiménez Huerta.

También la exdelegada del Trabajo y Previsión Social, Vanessa Barahona de la Rosa; el exsecretario de Seguridad Pública, Ardelio Vargas Fosado y el exdiputado federal Carlos Barragán Amador.