En la misa de re-inauguración de la capilla del Dulce Nombre ubicada en la ciudad de Atlixco, el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinoza, señaló que después del sismo del 2017 se había planeado reconstruir 20 capillas, pero, hasta hoy se han reparado 60 en toda la entidad poblana.

El arzobispo de Puebla no detalló los montos invertidos en estas reconstrucciones, pero reconoció la labor de los feligreses, pues, la participación de las comunidades católicas fue importante para el desarrollo de todos los trabajos.

Fue así como el Dulce Nombre, reabrió sus puertas a dos años del sismo del 19 de septiembre de 2017.

Esta iglesia fue una de las primeras en la ciudad y en donde en algún momento se ubicó el dispensario médico municipal,  que se convertirá en centro de adoración a partir de esta noche, cabe recordar que este templo está bajo el cuidado de los párrocos de Santa María de la Natividad. El inmueble estará abierto las 24 horas.