Wang Guangfa, un médico chino que estudiaba el virus que produce una enfermedad parecida al síndrome respiratorio agudo y grave, conocido como SARS, se contagió y ya está bajo tratamiento.

El medico aceptó que fue diagnosticado con la nueva enfermedad y aseguró que está en buenas condiciones.

Se cree que el médico Wang Guangfa contrajo la infección en Wuhan, un cuidad de China, cuando acudió a investigar la variante del virus.

Wang Guangfa aseguró que le inyectarían un medicamento y que no deseaba que los medios de comunicación se centraran en su caso.

La semana pasada, científicos chinos anunciaron que habían descubierto una nueva cepa de un virus del tipo del que produce el Síndrome respiratorio agudo y grave, enfermedad conocida como SARS.

Los científicos chinos aseguran que hasta el momento el virus ha provocado la muerte de tres personas y precisaron que se transmite de humano a humano.

La Organización Mundial de la Salud señaló que lo más probable es que la fuente original del virus sea animal y que las transmisiones de humano a humano son limitadas.

“La fuente primaria más probable, algunas transmisiones limitadas de humano a humano, que ocurren por contactos muy próximos”.

Hasta el momento, las autoridades de China han identificado a 218 personas afectadas con el virus. La mayoría de los contagiados con el virus son atendidos en Pekín y Shanghái.

La Organización Mundial de la Salud estudia si el nuevo virus que apareció en China, podría representar un riesgo de epidemia.

Versiones extraoficiales indican que las personas que contrajeron la enfermedad tuvieron contacto con mariscos y animales vivos, pero los científicos aún no precisan la manera en que surgió el brote.

Los síntomas de la enfermedad son fiebre y fatiga. Los médicos recomiendan que para prevenir el contagio se utilicen mascarillas, pañuelos y lavarse las manos varias veces al día.