Genoveva Huerta Villegas, dirigente estatal del PAN, minimizó las acusaciones de violencia política y despidos injustificados lanzadas en su contra por mujeres panistas, de quienes no temió denuncias en tribunales o en el partido.

En rueda de prensa este lunes sostuvo que tiene de su lado al Comité Ejecutivo Nacional (CEN), que ha respaldado los recientes cambios y sustituciones de personal que ha realizado en el CDE.

La exdiputada federal insistió en que tiene la facultad de poner y quitar a secretarios del Comité Directivo Estatal (CDE), así como de nombrar a quien coordine la bancada en el Congreso del estado, a pesar de las inconformidades que esto genere.

Por ello desestimó las quejas lanzadas el domingo por el bloque formado por la excandidata a la gubernatura, Ana Teresa Aranda Orozco; la diputada local Mónica Rodríguez Della Vecchia; la regidora Augusta Díaz de Rivera y la secretaria General del partido en la capital, Guadalupe Arrubarrena García.

En el frente también se encuentran el dirigente del PAN en la capital, Jesús Zaldívar Benavides; su esposa, Amparo Acuña Figueroa, exsecretaria de Promoción Política de la Mujer en la dirigencia estatal, y su secretaria particular, María del Carmen Blanco Navarro.

Huerta Villegas defendió que las diferencias entre panistas son normales debido a la “pasión” que se desata de cara al proceso electoral de 2021, pero no representa una división dentro del blanquiazul.

Uruviel González pasa al PAN

Huerta Villegas confirmó que el único diputado de Compromiso por Puebla (CCP) en el Congreso local, Uruviel González Vieyra, se adhirió al PAN y aportó la mayoría que necesitaba Oswaldo Jiménez López para imponerse como coordinador del grupo y desplazar a Rodríguez Della Vecchia.

La dirigente celebró el arribo del legislador del distrito 14 de Ciudad Serdán y le dio la bienvenida a la bancada.

Negó que se haya prometido al legislador algo a cambio de su incorporación o que exista una negociación por debajo de la mesa.