Andrés Manuel López Obrador negó que su gobierno sea de ocurrencias y aseguró que quienes le provocaron daños al país deberían de estar agradecidos porque su administración intenta solucionar los problemas.

“Dicen que son ocurrencias, no actuamos de esa manera, no es un gobierno de ocurrencias. Si hasta deberían de estar agradecidos, causaron un grave daño y estamos buscando una salida”.

El viernes 17 de enero, Andrés Manuel López Obrador planteó la posibilidad de rifar el avión presidencial para que el gobierno no siga pagando los gastos de mantenimiento. Indicó que se venderían 6 millones de boletos de 500 pesos y que se obtendrían 3 mil millones de pesos.

“Serian 6 millones de números, de cachitos, para que se entienda, a 500 pesos, son 3 mil millones.  Se le daría al que ganara el avión un servicio de operación de uno o dos años, esto es vender los números”.

Andrés Manuel López Obrador aseguró que los que compraron el avión presidencial tenían una actitud faraónica y que le incluyeron salas de juntas lujosas con el dinero público.

“Solo una actitud faraónica lleva a esa conducta, imagínense un avión que se arregló así, salas de junta, de gran lujo, financiado con recursos públicos, si no lo resolvemos el costo del avión iba a terminar en 7 y 8 mil millones de pesos. Se molestan, pero quién los manda. Estamos buscando reparar el daño y que se recupere dinero que es del pueblo de México”.

Indicó que le propusieron al gobierno de Estados Unidos que les cambien el avión presidencial por equipo médico y que la semana que entra les darán una respuesta.

Andrés Manuel López Obrador adelantó que si nadie compra el avión o lo renta, el 15 de febrero planteará rifarlo.