Luego de que los Legionarios de Cristo retiraran del sacerdocio a Fernando Martínez, acusado de abuso de menores, y quien no recibirá sanciones jurídicas porque prescribieron sus delitos, obispos del país pidieron eliminar esta prescripción.

Fernando Martínez, miembro de esa congregación, está acusado de abuso de al menos ocho menores entre 1990 y 1993.

El arzobispo de Monterrey y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Rogelio Cabrera, consideró que es necesaria la sanción de los agresores, así como una reparación integral del daño, desde lo físico, lo psicológico y espiritual, sin un límite de prescripción, según una nota del diario Reforma.

 “Las heridas nunca prescriben. Queremos pedir, en nombre de los Obispos de México, que no haya prescripción del delito. No basta que la Iglesia católica, a través de un proceso canónico, expulse a los culpables del clero, hay muchos asuntos que las víctimas esperan de esta situación”, planteó Cabrera.

Alfonso Miranda, Obispo Auxiliar de Monterrey y Secretario General de la CEM, informó que la Iglesia Católica tiene registradas 271 denuncias por abuso sexual por parte de sacerdotes, más otros 155 procesos por otras faltas de clérigos. Detalló que, en los últimos 10 años, 426 curas han sido investigados y 217 ha dejado de ejercer el sacerdocio.