Una reforma de Morena busca quitar el fuero al gobernador, al auditor, los 41 diputados locales y a los magistrados, para que sean juzgados por delitos, pero todos podrían conservar sus cargos aunque estén procesados.

La propuesta consiste en modificar los artículos de la Constitución Política del estado que actualmente impiden que los funcionarios enfrenten a la justicia mientras ejercen un puesto.

Se pretende que todos los servidores públicos puedan ser investigados por delitos del fuero federal y común sin necesidad de que el Congreso del estado apruebe si procede o no el juicio.

En la actualidad el artículo 126 de la Constitución local establece que para el desafuero se requiere el voto de al menos dos terceras partes de los 41 diputados locales.

Aunque se eliminaría este requisito, la reforma permitiría a los imputados continuar en el puesto por el tiempo que dure el juicio, mientras no se les declare culpables.

Solo hasta que se acredite su responsabilidad perderían el puesto para el que fueron electos, aunque si tienen licencia al iniciarse el proceso en su contra, no podrán regresar a ejercer mientras se desarrolla el juicio.

El gobernador dura seis años en el cargo; el auditor, siete; los diputados locales, tres y los magistrados del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) son vitalicios.

La reforma pretende que el artículo 126 constitucional diga:

“El gobernador, durante el período de su encargo, podrá ser acusado por delitos oficiales de la competencia del Estado y por delitos del orden federal y común, en términos de esta Constitución y de la legislación aplicable.

Cuando un diputado, el gobernador, el auditor superior, un magistrado o un consejero de la Judicatura del Poder Judicial del estado sean procesados por un delito del orden común o federal, no podrán ser privados, restringidos o limitados de su libertad durante el ejercicio de su encargo, salvo que exista sentencia condenatoria en su contra, situación que será comunicada a la instancia correspondiente para los efectos legales procedentes.

Cuando los servidores mencionados se encuentren separados de su encargo, no lo podrán recobrar ni reasumir su ejercicio luego de que se les dicte auto de vinculación a proceso penal, salvo que la sentencia correspondiente sea absolutoria.

Cuando los servidores públicos mencionados dentro del presente artículo cometan algún delito durante el ejercicio de su encargo, no se les podrá beneficiar con el indulto”.

Diputados conservan libre expresión

Aunque se creía que la iniciativa iba dedicada a los diputados que han agredido verbalmente a sus compañeros durante las sesiones, la iniciativa no limita la libre expresión de los legisladores.

Esto debido a que la Constitución Mexicana establece en su artículo 61 que “los diputados y senadores son inviolables por las opiniones que manifiesten en el desempeño de sus cargos, y jamás podrán ser reconvenidos por ellas”, de modo que mientras no se modifique la Carta Magna en lo local tampoco puede alterarse esta disposición.

Es así que a pesar de los enfrentamientos entre diputados no procede un juicio en su contra por las declaraciones que se hagan en la tribuna del Poder Legislativo.

Retrasan iniciativa

Esta iniciativa sería presentada este miércoles durante la sesión de la Comisión Permanente, por la diputada de Morena, Vianey García Romero, pero retiró el punto del orden del día y la presentará en días posteriores.

Hace unos días el gobernador Miguel Barbosa Huerta aseguró que también presentaría por su parte una iniciativa para eliminar el fuero constitucional.