El Papa Francisco se disculpó por haberle dado un par de manotazos a una mujer que lo jaloneó y que estuvo a punto de derribarlo en la Plaza de San Pedro.

Antes de comenzar el Ángelus, el Papa Francisco salió a la ventana del Palacio Apostólico y se disculpó públicamente por haber perdido la paciencia y por el mal ejemplo que dio.

“Muchas veces perdemos la paciencia, también yo. Pido perdón por el mal ejemplo de ayer”.

Durante su homilía, el Papa Francisco lamentó y condenó la violencia y ofensas que sufren las mujeres.

El martes 31 de diciembre, el Papa Francisco regañó y le dio un par de manazos a una mujer que lo jaló hacia las vallas de protección.

El incidente ocurrió en la plaza de San Pedro de El Vaticano, cuando el Papa Francisco visitó el árbol y el Portal de Belén.

En un video que publicaron en redes sociales se observa el momento en el que el Papa Francisco camina junto a la valla y de pronto una mujer lo toma de la mano y lo jalonea.

El Papa intentó seguir su camino, pero la mujer lo jaló con fuerza hacía ella y lo hizo trastrabillar.

El Papa Francisco se resistió y dio un grito, se volvió hacia la mujer, le sacudió la mano, y con la izquierda le dio un par de manotazos para obligarla a que lo soltara.

De inmediato, el personal de seguridad se encaró con la mujer y un hombre sujetó la mano de la mujer.

En cuanto el Papa Francisco consiguió soltarse, con el rostro descompuesto, continuó su camino.

Foto: La Vanguardia