Lebrón James se coronó tres veces como el jugador más valioso en las temporadas 2009-2010, fue el primero para él, y lo consiguió con la franquicia de Cleveland. Años más tarde se pasaría a Miami Heat y en los años seguidos, 2011-2012, 2012- 2013, ganaría los MVP de cada temporada.

En la temporada 2010-2011 Derrick Rose haría historia al convertirse en el MVP más joven en la historia de la liga NBA. Promedió 25 puntos/4.1 rebotes/7.7 asistencias, y llevó a su Toros de Chicago a jugar su primera final de conferencia. Desafortunadamente, se lesionó de forma grave y se perdió la serie de las finales.

Kevin Durant ganó el galardón en 2013-2014, cuando aún pertenecía a los Thunders. Fue el máximo anotador de la temporada, además de que dio uno de los mejores discursos cuando le entregaron el premio.

Sus compañeros Russel Westbrook y James Harden ganaron el premio unas temporadas después. El primero que lo ganó fue Westbrook, quien con la salida de Durant, a Golden State, se convirtió en la estrella de Oklahoma y promedió un triple-doble toda la temporada. Un año más tarde, James HardenLa Barba, lo ganaría con una temporada de locura, pues promedió 30.0 puntos y rompió récords de anotadores históricos.

Stephen Curry, el único MVP unánime, lo ganó en la campaña 2015-2016. Un año antes lo había ganado y conseguiría su primer campeonato de la NBA.

El último en ganar el premio fue el griego Giannis Antetokounmpo quien llevo a sus Bucks a las finales de conferencia, contra Toronto de Kawhi Leonard, y se convirtió en el tercer extranjero en ganar el MVP.

Foto: @nbamex