El titular de la Secretaría de Cultura, Julio Glockner Rossainz hizo un llamado a sus pares de las secretarías de Desarrollo Rural y Economía para que impulsen proyectos agrícolas en las zonas conventuales de Puebla que esta semana cumplieron 25 años en la Lista del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

En el marco de la conferencia “Patrimonio conventual de la Sierra Nevada: identidad, frontera y significado”, realizada hoy en la Biblioteca Palafoxiana, el funcionario recordó cómo a partir de la construcción de espacios religiosos se impulsó la siembra de productos como ciruela, pera, manzana, membrillo, tejocote y nuez de castilla.

Esta última, agregó ha encontrado un buen mercado pero el resto se desperdicia por toneladas cada año mientras poblaciones de Calpan, Huejotzingo y Tochimilco se caracterizan por ser las segundas que más migrantes expulsan después de la Mixteca.

"Es una zona que está pidiendo a gritos y desde hace mucho tiempo, un desarrollo que es posible llevar a cabo porque en esta zona se pudren, literalmente, toneladas, miles de toneladas de fruta, todos los años", dijo.

En la región, opinó Glockner Rossainz, podrían explotarse proyectos productivos a base de fruta como los que ya se explotan en la Sierra Norte y desde la Secretaría de Cultura hay total disposición para apoyar a otras áreas del gobierno estatal para lograrlo.

Durante la conferencia también se expuso que desde que en 2010 las delegaciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Puebla Morelos empezaron a trabajar en conjunto por los 14 conventos reconocidos por la UNESCO y se han centrado en involucrar a sus poblaciones en el cuidado de los mismos.

Foto: Agencia Enfoque