Devin, uno de los menores de la familia LeBarón, que fue atacada a balazos, sobrevivió y en cuanto los sicarios dejaron de disparar, localizó a sus hermanos, los escondió entre la maleza y comenzó a caminar hacia el poblado más cercano para avisar lo que les había sucedido.

El niño tuvo que caminar 22 kilómetros, durante seis horas, para llegar a la comunidad llamada La Mora y avisó a los pobladores.

El lunes 4 de noviembre, la familia LeBarón viajaba en tres camionetas y un grupo de sicarios los atacó a balazos e incendiaron uno de los vehículos. Durante el ataque murieron tres mujeres adultas y seis niños.

En cuanto Devin llegó a La Mora y dio aviso, los familiares salieron a buscar el lugar en donde los sicarios atacaron los vehículos. En un video que publicaron en redes sociales se observa el momento en que uno de los familiares graba los restos de un vehículo en el que fueron calcinados una mujer y sus hijos.

Los pobladores encontraron a Kylie, de 14 años, que resultó con una herida en el pie; a Cody, de 8 años, que tiene lesiones en la mandíbula y una pierna; a Xander, de 4 años, que resultó con balazo en la espalda; y a Brixon, de 9 meses, que recibió un tiro en el pecho.

La gente que buscó en los alrededores encontró también a un niño identificado como Jake. A una niña identificada como McKenzie, de 9 años de edad, la encontraron más tarde.

En el lugar murieron Rhonita, de 30 años de edad, y sus cuatro hijos: Howard, de 12 años; Krystal, de 10 años, y Titus y Tiana, de 8 meses de edad. Los cuerpos de las cinco personas fueron calcinados dentro del vehículo.

También murieron Dawna Ray Langford, de 43 años y sus hijos Trevor, de 11 años, y Rogan, de 2 años; y Christina Marie Langford, de 29 años.

Las personas que llegaron encontraron viva e ilesa, entre los cadáveres de Christina y Dawna, a Fe Marie, una bebé de siete meses de edad.

Foto: Noticieros Televisa