La zona metropolitana de Puebla está entre las más contaminadas por partículas emitidas por automotores, lo que pone en riesgo la salud de sus habitantes, particularmente la de quienes se desplazan expuestos al medio ambiente, a pie o en bicicleta, concluyó un estudio de la organización Greenpeace.

Greenpeace agregó que las concentraciones de material particulado 2.5 (PM 2.5) y ozono (O3) de la Zona Metropolitana están por encima de los parámetros de la Norma Oficial Mexicana (NOM) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), según una nota del diario El Popular.

La organización Greenpeace realizó un estudio en siete zonas metropolitanas (ZM) del país, incluida la de Puebla.

En comparación con las otras ZM, la ciudad de Puebla destaca por sus altas concentraciones de PM 2.5, especialmente en viajes en bicicleta y es la única con picos que superan la NOM en esta modalidad.

En los viajes en automóvil y transporte público, la concentración de este contaminante es constante y con un comportamiento similar al de la Ciudad de México, donde los usuarios se exponen a concentraciones del orden de los 59 microgramos por metro cúbico (μg/m3).

Las partículas, por su tamaño, no pueden ser filtradas por los mecanismos naturales del aparato respiratorio, pasando directamente al torrente sanguíneo y depositándose en órganos como el corazón, el cerebro, el hígado y los riñones y su presencia se relaciona con el cáncer de pulmón, explica la nota de El Popular.

De acuerdo con el Informe Nacional de Calidad del Aire 2017, las fuentes móviles o vehículos automotores son las causantes de 11 por ciento del PM 2.5 que se genera y respiran los usuarios poblanos.