Andrés Manuel López Obrador aseguró que es de mal gusto que funcionarios de otros países opinen sobre los asuntos de México. Indicó que se debe respetar la soberanía y que no se debe opinar sobre asuntos internos de otros países.

“Sí hace falta la cooperación, pero con respeto a la soberanía de cada país, no deben funcionarios de otros países opinar sobre asuntos internos que sólo corresponden a nuestro gobierno, es hasta de mal gusto hacerlo”.

El miércoles 23 de octubre, Richard Glenn, subsecretario de Estado adjunto para asuntos de narcotráfico internacional, afirmó que sólo habrá avances si México crea y comparte una estrategia que combata al crimen organizado. El funcionario norteamericano pidió que México se comprometa a luchar contra el narcotráfico.

Andrés Manuel López Obrador indicó que él no puede declarar que es mala la estrategia de control de armas de Estados Unidos, porque es un asunto de políticas que no le corresponden.

“Imagínense que yo declare que está mal la estrategia que siguen en Estados Unidos porque permiten, sin control, la venta de armas que se introducen a México para causar la muerte de civiles”.

Afirmó que ningún funcionario extranjero debe opinar sobre asuntos nacionales, porque el gobierno mexicano no hace declaraciones sobre los asuntos de otros países.

“No puede (opinar) ninguna autoridad extranjera sobre nuestras políticas porque nosotros no vamos a Estados Unidos ni a Canadá, ni a China, ni a Rusia, ni a ningún país a decirles lo que tienen que hacer”.

“Cada país tiene su independencia, lo que es importante, y más si se trata de vecinos, es buscar la cooperación, pero no situarse como jueces y juzgar, eso, desde luego, le cae muy bien a los conservadores, afortunadamente tenemos buenas relaciones y una golondrina no hace verano”.

Crédito de la foto Andrés Manuel López Obrador