Integrantes de grupos campesinos que se oponen a megaproyectos en Puebla, lamentaron que mientras a nivel nacional los atendieron titulares de la Fiscalía General de la República (FGR) y de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en Puebla, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta les envía subordinados que en el pasado los amenazaron.

Así lo señaló Oswaldo Villegas Martínez, del Movimiento Para la Defensa del Agua y de la Tierra (Modat), en la reinstalación de un plantón en el zócalo de Puebla, en demanda de diálogo directo con el gobernador.

Villegas explicó que como intermediarios el gobierno estatal pretende enviar a funcionarios de la Secretaría General de Gobernación (SGG) con quienes en el gobierno de Guillermo Pacheco Pulido tuvieron diferencias.

Uno de ellos es el priista José Luis Márquez, quien incluso amenazó a autoridades ejidales de Cuyoaco en un encuentro a inicios de año. "Nos dijo Márquez que nos iban a encarcelar si nos seguíamos manifestando contra Granjas Carroll e incluso nos mandaron a la Procuraduría Agraria”, dijo Villegas Martínez.

"Por eso la exigencia de que sea directo el diálogo con el gobernador Barbosa, porque ellos –los enviados-  llegaron a decir que lo verían, pero en los hechos no resuelven", agregó.

Además de los integrantes del Modat participan en el plantón el Movimiento Independiente Obrero, Campesino y Popular (MIOCUP) y el Movimiento de Autogestión Social Campesino Indígena Popular (MASCIP).

Foto Archivo