La policía brasileña mató a un sujeto que secuestró un autobús y tomó rehenes en Río de Janeiro.

El sujeto amenazó con incendiar el autobús y quemar a las 31 personas que mantenía secuestradas.

Las cámaras de televisión captaron el momento en que el sujeto cayó herido por el disparo de un francotirador. El sujeto murió posteriormente, cuando se le intentaba proporcionar los primeros auxilios médicos.

El sujeto, identificado de manera preliminar como un policía militar, mantuvo secuestradas a 31 personas durante cuatro horas y durante las negociaciones con las autoridades brasileñas aceptó liberar a seis.

Versiones extraoficiales aseguran que el sujeto tenía una pistola con la que amagaba a policías y pasajeros, y un bidón de gasolina.

En un video que subieron a YouTube se observa el momento en que el sujeto está junto al autobús que mantenía secuestrado.

El sujeto lleva una mascarilla, le hace ademanes a los policías que lo rodean y arroja al aire una prenda de vestir.

El hombre camina unos pasos y de pronto se derrumba junto al autobús, y de inmediato los policías se acercan a él.

Hasta el momento no se han revelado los motivos por los cuales el sujeto secuestró el autobús con los 31 pasajeros.

La policía brasileña informó que fue necesario dispararle al sujeto para poder salvar la vida de las 31 personas.

Crédito de la foto Jovem Pan News