Aunque en el municipio de Puebla hay por lo menos 1 mil 400 empresas cuyos desechos podrían ser vertidos en el Río Atoyac, el gobierno capitalino no ha establecido ninguna sanción debido a que no cuenta con facultades legales para hacerlo.

Así lo señaló Beatriz Martínez Carreño, secretaria de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad del municipio capitalino, quien este lunes participó en la firma de una carta de intención entre los alcaldes de la Zona Metropolitana de Puebla y Tlaxcala, parar mejorar el medioambiente.

En entrevista posterior al evento, la funcionaria explicó que como parte de ese documento se impulsará una homologación normativa en alcaldías de ambos estados, a fin de que “tengan dientes” y puedan sancionar a las empresas contaminantes.

Recordó que el Río Atoyac nace en Tlaxcala con el nombre de Zahuapan, y este colinda con 48 municipios del estado vecino y 22 de Puebla.

De acuerdo con los datos de la dependencia que dirige, hay por lo menos unas mil 400 empresas instaladas cerca del cauce y cuyos desechos podrían estar llegando al mismo, pero ante la falta de facultades legales de esa área, no ha podido establecer sanciones.

“A la fecha no se ha sancionado a ninguna porque como ustedes saben, yo no puedo aplicar algo que no está en el marco regulatorio, todas estas acciones ya se pusieron en el Código Reglamentario Municipal (Coremun) para poder accionar de manera ordenada en el 2020”.

Añadió que hasta ahora solo se ha hecho un exhorto a las empresas que se han identificado como contaminantes para que dejen de verter sus desechos al cauce.

Foto: Agencia Enfoque