Autoridades judiciales constataron este viernes el deterioro en el que se encuentra el Vivero Santa Cruz, en una inspección ordenada por el Juez Tercero de Distrito del Estado de Puebla para verificar el predio de la esquina de Bulevar Forjadores de Puebla y Calzada Zavaleta.

La acción forma parte  de la defensa legal que vecinos emprendieron desde septiembre de 2018 cuando se pretendió una tala de 400 árboles autorizada por el ayuntamiento de Cuautlancingo.

Aunque en los próximos días se emitirá un resolutivo, entre los primeros datos arrojados se encuentra que el personal  al interior del predio justificó sus actividades como acciones de seguridad.

Los vecinos inconformes señalan sin embargo que la actividad para preparar el terreno con otros fines ha continuado en los últimos meses pese a la suspensión de trabajos dictada por el mismo juez.

En las noches, detallan, han llegado a escuchar los ruidos de maquinaria y se han registrado al menos tres incendios a las áreas verdes, el más fuerte, ocurrido a inicios de mayo.

Su exigencia, recordaron, no va encaminada a negarse al desarrollo económico, pero sí conforme a la legalidad y con respeto a los dictámenes que previamente ya había emitido la comuna de Puebla sobre el uso de suelo limitado para ese predio.

Al margen de la vía legal, vecinos de la zona han recabado 105 mil firmas en la plataforma Change.org que respaldan el resguardo del área verde que alguna vez fue pública y después pasó a manos de particulares.

Foto Agencia Enfoque