En las próximas dos semanas la Comisión Permanente del Congreso del estado nombrará a un encargado de despacho de la Auditoría Superior del Estado (ASE) tras la salida del titular David Villanueva Lomelí.

Tras la designación del exauditor del estado como nuevo director de la Unidad de Control y Evaluación de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), los diputados locales elegirán a quien se hará cargo del organismo mientras se emite la convocatoria para designar a un nuevo titular.

El nombramiento recaerá entre José Juan Rosas Bonilla, Juan Carlos Moreno Valle Abdala o Alberto Javier Segovia Blumenkron, auditores especiales de Cumplimiento a la Gestión Financiera, Evaluación del Desempeño, así como de Evaluación, Mejora y Tecnologías de la Información, respectivamente.

La Ley de Rendición de Cuentas y Fiscalización del Estado refiere en su artículo 120 que quienes encabezan estas áreas suplirán las ausencias temporales o definitivas del titular de la ASE.

La norma detalla que en una falta definitiva la Comisión Inspectora notificará al Congreso del estado para que nombre un encargado de despacho mediante el voto de la mayoría de los 41 legisladores.

Si la falta definitiva sucede durante alguno de los recesos legislativos (como actualmente ocurre) serán los nueve integrantes de la Comisión Permanente quienes determinarán qué  auditor especial será el encargado de despacho.

La próxima sesión de la Comisión Permanente será el jueves 2 de mayo, pero en el orden del día no está enlistada la designación.

Habrá nuevo auditor antes de agosto

En el mismo artículo 120 se señala que el nombramiento del nuevo auditor del estado se llevará a cabo dentro del siguiente periodo de sesiones, es decir, que el sustituto de Villanueva Lomelí sería nombrado entre el 15 de mayo y el 15 de julio.

Para ello el Congreso publicará una convocatoria abierta a las universidades, barras de abogados y cámaras empresariales para que propongan candidatos para el cargo.

De la lista de aspirantes se elegirá a una terna que se pondrá a votación en el pleno del Congreso. El ganador tendrá que ser electo con el voto de dos terceras partes del Legislativo.

Esto quiere decir que se requerirá el voto de 27 diputados, como mínimo, para nombrar al titular de la ASE, que estará en el cargo siete años, es decir, hasta el 2026, con opción a ser ratificado por un periodo igual, o sea, hasta 2033.

El órgano fiscalizador aún no confirma si Villanueva Lomelí ya renunció al cargo, luego de que la noche del miércoles la Cámara de Diputados lo eligió por mayoría para encabezar la Unidad de Control y Evaluación.

Tras su nombramiento rindió protesta enseguida a pesar de que fue acusado por diputados federales poblanos de usar la ASE como “garrote político” y de haber obedecido a los intereses del exgobernador Rafael Moreno Valle.

Foto: Agencia Enfoque