Un centenar de padres de familia se manifestaron la tarde de este lunes en la explanada del Centro Integral de Servicios (CIS) por la falta de recursos para los Centros de Desarrollo Infantil (Cendis).

Los inconformes indicaron que desde octubre del año pasado, la administración federal y el gobierno del estado no han liberado apoyos para el sostenimiento de esos planteles educativos, por lo que existe un riesgo de que  cierren sus puertas y dejen sin clases a más de 500 niños de edad preescolar.

La protesta fue apoyada por algunas docentes debido a que tampoco han recibido el pago de sus salarios, en algunos casos, desde hace medio año.

Los padres de los alumnos explicaron que han tenido que incrementar las cuotas que usualmente dan para la operación de los Cendis, pese a que la mayoría de ellos son de escasos recursos y tampoco cuentan con dinero para cambiar a sus hijos a escuelas particulares.

Los Cendis enfrentan problemas financieros desde que en noviembre de 2017, el gobierno federal denunció un  desvío de recursos públicos por parte de los dirigentes nacionales del Partido del Trabajo (PT), que está a cargo de los mismos a través de la organización “Tierra y Libertad”.

Tras el apoyo que el PT dio durante campaña a Andrés Manuel López Obrador, los dirigentes del partido confiaron en que mejoraría la situación financiera las escuelas en cuestión, pero esto no ocurrió.

Los padres exigieron al gobierno del estado y a la administración federal recursos para el pago de los salarios atrasados de los docentes de los planteles educativos, así como para la manutención de los mismos. “No es una acción arbitraria, es algo que por justicia nos corresponde”, señalaron.  

Los inconformes fueron recibidos por el área de Atención Ciudadana del CIS, pero hasta el momento no han logrado acuerdos sobre su petición.

Foto Archivo e-consulta