En México ninguna mujer debe sentirse culpable por señalar a los perpetradores de la tortura sexual, sentenció Lydia Cacho Ribeiro al aceptar las disculpas públicas ofrecidas por el gobierno federal debido a las violaciones a sus derechos humanos durante su detención y encarcelamiento en diciembre de 2005 en Puebla. 

En el acto realizado en las oficinas de la Secretaría de Gobernación, la titular Olga Sánchez Cordero, quien fungió en 2006 como ministra de la Corte cuando se resolvió el caso por la violación a los derechos humanos de la periodista, afirmó que en la administración de Andrés Manuel López Obrador siempre se respetará el derecho a disentir.

“No permití que mis torturadores colonizaran mi cuerpo”

En el acto de disculpas públicas que forma parte de las recomendaciones que hizo el Comité de Derechos Humanos para reparar el daño a la periodista, estuvo presente un representante del Alto Comisionado de Derechos Humanos en México.

Allí Lydia Cacho difundió de nueva cuenta el audio en el que se escucha al ex gobernador Mario Marín Torres y al empresario Kamel Nacif Borge, el cual sirvió de indicio para iniciar el procedimiento ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación en contra del ex mandatario poblano.

“No lo logramos (ganar la demanda). Pudo más la fuerza de los criminales que la honestidad de la prensa, la valentía de las niñas y niños víctimas”. 

Expuso que pocas veces como este caso se puede escuchar la manera en la que los autores intelectuales planean hasta llegar a ordenar a un policía, a un militar que viole, torture, desaparezca o encarcele a una persona inocente.

No obstante, subrayó que ha perdonado a sus torturadores, no porque así lo promueva el presidente Andrés Manuel López Obrador, sino debido a que jamás permitió que colonizaran su cuerpo ni su espíritu

“He asumido la responsabilidad informada de demostrar que en México ninguna mujer debe sentirse culpable de señalar a los perpetradores de la tortura sexual”.

Exige justicia 

Lydia Cacho aceptó las disculpas públicas expresadas por Sánchez Cordero pero exigió justicia para todas las víctimas a las que seguirá dando voz. 

En agosto de 2018 el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) determinó que el gobierno mexicano y las autoridades en Puebla violaron las garantías individuales de la periodista Lydia Cacho, al detenerla arbitrariamente en diciembre de 2005, por lo que demandó la reparación integral del daño y reabrir las investigaciones.

El ejercicio periodístico está garantizado: Sánchez Cordero

Por su parte, Olga Sánchez afirmó que el ejercicio periodístico en el gobierno de López Obrador está garantizado

“En la Secretaría de Gobernación defenderemos la oportunidad de disentir y no la homogeneidad institucionalizada”. 

El representante del alto comisionado de Derechos Humanos afirmó que Lydia Cacho fue criminalizada y detenida arbitrariamente tras la publicación de su investigación sobre pornografía infantil. 

“Este hecho es de relevancia porque revela cómo diferentes poderes se articulan para que los periodistas no ejerzan su libertad de expresión. La disculpa pública es un primer paso y manda un mensaje de que México no tolerará agresiones contra periodistas y defensores de derechos humanos”.

Foto: pbs.twimg.com