Una historia que ha conmovido en redes sociales es la de Bailey Cooper, quien fue diagnosticado con un linfoma no Hodgkin. El cáncer se extendiera por todo el cuerpo, por lo que los médicos le dieron sólo días o semanas de vida

 

Pero había un deseo en el corazón del menor: conocer a su hermana que estaba en el vientre de su madre.

“No pensamos que duraría tanto tiempo, pero estaba decidido a conocer a Millie. Llegó finales de noviembre y la pudo ver. La abrazó e hizo todo lo que un hermano mayor haría: cambiarla, lavarla, cantarle”, expresó la madre del menor.

El pequeño guerrero luchó durante 15 meses contra la enfermedad y logró conocer a su hermana Millie.

La lucha del niño que vivía en Gloucestershirem, Reino Unido, comenzó en el verano de 2016 cuando le dijo a sus papás, Lee y Rachel que se sentía mal. Ingresó en el hospital en septiembre de ese año y al principio los médicos pensaron que se trataba de una infección viral, según informó el Bristol Post.

Al no tener mejoría, los médicos le dieron antibióticos por una presunta infección en el pecho, pero las cosas empeoraron: empezó a tener fuertes dolores de estómago y le hicieron un análisis de sangre.

Bailey fue trasladado a una sala de oncología. Los resultados determinaron que tenía un linfoma no Hodgkin y que estaba en la tercera fase.

Foto: Facebook