Una juez vinculó a proceso a Ricardo N, el sujeto que se llevó en el cofre de su vehículo a un policía del Estado de México.

Las autoridades consideraron que existen suficientes elementos para acusar a Ricardo N de homicidio en grado de tentativa agravado.

La juez le impuso a Ricardo N prisión preventiva y lo envió al penal de Barrientos, ubicado en el Estado de México.

El viernes 7 de diciembre, Ricardo N, se llevó en el cofre de su vehículo a un policía del Estado de México que intentó detenerlo para imponerle una infracción.

El policía Humberto Torres Malpica detuvo al automovilista en la carretera Atizapán-Nicolás Romero porque iba hablando por teléfono celular, no llevaba el cinturón de seguridad y le faltaba un comprobante de verificación.

El conductor intentó darse a la fuga y el policía se interpuso, pero el sujeto hizo que su vehículo avanzara y el policía se trepó al cofre. El sujeto aceleró y recorrió 2 kilómetros con el policía sobre el cofre.

Humberto Torres Malpica aseguró que le estaba quitando la placa delantera al carro, cuando de pronto el conductor lo atropelló y él tuvo que saltar al cofre.

“Al estar haciendo la retención de la placa delantera, me avienta el carro y dice ‘quítate porque te voy a matar’ y me avienta el carro. Me atropella y, por inercia, me agarro del cofre. Y me aventó varios kilómetros, me llevaba varios kilómetros a bordo de su vehículo, zangoloteándome de lado a lado para quererme tirar y me decía ‘quítate porque te voy a matar”.

En un video que grabó el automovilista se observa al policía recostado en el cofre del vehículo y el conductor le ordena a una mujer que lo acompaña que grabe la escena con su teléfono celular.

Grábale Mary. Están haciendo sus dispositivos aquí y casi casi me tiran, ¿eh? Grábalo, Mary, ya casi me (golpean)”.

El policía hace una mueca y le dice al conductor que ya se detenga.

“Pues por eso. Ustedes son los que están haciendo esto, yo no”.

La mujer que acompaña al conductor le pide que se detenga.

“Ya deja que se baje”.

Cuando atraviesan un espacio en donde hay varios vehículos, el policía ya desesperado les grita a los demás automovilistas que no se muevan y que lo ayuden.

“No se muevan, ayúdenme”.

El sujeto esquiva varios vehículos y vuelve a acelerar. La mujer que va en el auto pide que ya deje bajar al policía.

“Ya deja que se baje, amor”.

“¿Eh?”.

“Deja que se baje”.

“¿Los dejo que me alcancen?”.

“No, que se baje”.

El policía mira al conductor y le dice algo y el sujeto le responde.

“¿Ya estuvo? ¿Ya relax? No, es que, oye, casi casi me golpean”.

“Yo los calmo” —dice el policía y se refiere a la patrulla que los sigue—.

“Ya me rompieron mi vidrio”.

“Yo los calmo” —repite el policía—.

“Va” —dice el sujeto identificado como Ricardo N—.

El sujeto se detuvo y fue detenido y llevado ante el Ministerio Público bajo el cargo de lesiones e intento de homicidio.

Crédito de la foto @LupitaJuarezH