La fiebre por fusionar panes no se detiene, y lo que comenzó con las manteconchas como una broma viral se ha convertido en una bola de nieve en la que los entusiastas panaderos no dejan de crear híbridos que pocos se hubieran imaginado.

Después de las manteconchas vinieron los mantemuertos, las conchurras y hasta la concha con chilaquiles, pero ahora, y con la temporada de Día de Muertos a la vuelta de la esquina, los creadores de la fusión entre la concha y los churros han lanzado la Rosconcha, un pan en forma de rosca hecho con pan de muerto, cubierta de concha y calaveritas de azúcar, las cuales le aportan el toque especial.

Además de ser muy colorida y extraña, la Rosconcha tiene en su interior unos esqueletos, así que a quien le toque tendrá que llevar la rosca del próximo 6 de enero.

Los responsables de esta creación son los dueños del restaurante Asu’mecha de la Ciudad de México, en cuya carta es posible encontrar otras preparaciones del estilo de la Rosconcha.

Fotos / Facebook Asu’mecha